Noticias Pastoral

Novenas

El pasado jueves 16 de diciembre y viernes 17 de diciembre tuvimos nuestras novenas generales. Aquí no solo volvimos a recordar el por qué la navidad es tan especial, sino que también preparamos nuestros corazones para la llegada del Salvador, el hijo de Dios que vivió entre nosotros. Es por esto que, cada dupla de cursos tuvo asignado un personaje muy importante –Baltasar, Melchor, Gaspar, María, la prima Isabel, Herodes y la madre tierra–, porque ellos fueron testigos del mayor acontecimiento y milagro de la humanidad. Todos somos hijos del creador, somos parte de un todo, las diferencias de pensamiento, color de piel, lenguaje y demás nos enriquecen aún más.

Poder reencontrarnos en estas fechas con las familias de nuestros estudiantes después de estos meses tan duros para la humanidad es una bendición. Tal vez en el camino algunos perdimos seres amados y ello nos ha motivado a abrir nuestro corazón al amor de Dios expresado en Jesús.

Cada grupo realizó una reflexión invocando a su personaje y a un personaje actual con nuestro día a día. Por último, conectaron con el nacimiento de Jesús. Algunas de estas reflexiones fueron las siguientes:

Baltasar, María y la Prima Isabel:

Hoy, queremos compartir con ustedes sobre María, madre de Jesús, e Isabel, madre de Juan el Bautista y prima de María; mujeres, que vale la pena recordar en tiempos de Navidad por los sentimientos de unión y solidaridad que yace en estas mujeres. Por otro lado queremos traer a este encuentro, la figura de Baltasar, el rey mago Negro, que en este día pretendemos sea símbolo de sabiduría, gratitud y reconocimiento de lo diverso que es el mundo.

María e Isabel, dos mujeres que en la historia de la fé cristiana, son imprescindibles para comprender por qué celebramos estas fechas. Ellas son ejemplo de servicio, acogida, amor, reencuentro y en especial solidaridad entre mujeres, valores que apreciamos en la visita de Isabel a María, los cuales traemos en tiempo de adviento para preparar nuestros corazones y hacer promesas para recibir al hijo de Dios que nació en un humilde pesebre.

Queremos recordarlas desde el Magnificat, un cántico de celebración, enseñanza y solidaridad. Una fotografía al corazón de María, en donde el amor, el servicio, la valentía, el reencuentro y la esperanza nos lleva a pensar en los diferentes llamados que tenemos en la vida, en la forma en que los recibimos, en las sacudidas que traen consigo, pero también en las nuevas posibilidades que nos brinda.

Baltasar, un sabio de oriente, el rey mago negro, que con el pasar del tiempo la humanidad ha relacionado con la condición humana de Jesús, la madurez de los hombres como etapa de vida y la diversidad de quienes habitamos las diferentes latitudes del planeta. Esto a su vez significa que Jesús vino a nacer en cada uno de nosotros sin importar, color, origen y género. Todos somos hijos del mismo Dios y por lo tanto somos merecedores de tal regalo.

Finalmente queremos invitarlos e invitarlas a reflexionar sobre como María, Isabel y Baltasar, en una especie de fusión nos lleva a pensar en la condición de las mujeres negras, quienes han sido discriminadas y excluidas, pero a su vez han encarnado a lo largo de su historia los valores de servicio, reencuentro y solidaridad en función de reivindicar su origen y diversidad, tal como hizo Rosa Parks en Estados Unidos, quien al no ceder un asiento de bus a una persona blanca fue arrestada e inspiró a cientos de afroamericanos a luchar por sus derechos civiles o vez como lo hacen las mujeres en Bojayá en nuestro país, las cuales a través de sus cantos reclaman verdad y reparación.

Les presentamos una adaptación del poema “Me gritaron Negra” de la compositora peruana Victoria Santa Cruz.

Cerramos esta invitación haciendo un llamado a cada uno de los presentes en este espacio a pensar y vivir como comunidad Francisclariana a través de los valores de María, Isabel y Baltazar así retomando la valentía y alegría de las mujeres negras a lo largo de su historia.

Melchor:

Narradora: Llega Melchor a la época actual, derrepente ve a una chica desubicada y le pregunta:

Melchor: -¿Quién eres? ¿Por qué estás vestida de esa manera?

Influencer: -Hello!! ¿No sabes quién soy yo? Soy una influencer muy famosa.

Melchor: -¿Influencer? ¿Qué es eso?

Influencer:-¿No sabes? Me encargo de subir contenido a mis redes sociales: instagram, facebook, twitter, entre otras redes. Esto ha permitido que sea muy famosa, conocida por todo el mundo, y además que gane muuuucho dinero.

Melchor:-¿Y qué es eso que tienes en la mano?

Influencer:--Esto es un celular, mi mayor herramienta para manejar mis redes sociales.

Melchor:-¿Y qué haces con él?

Influencer:-Grabo videos graciosos, me tomo muchas fotos, y promociono productos y marcas que muchas veces ni uso, porque solo lo hago para ganar dinero.

Narradora: Melchor con cara de asombro mientras la influencer le pregunta:

Influencer:¿Por qué haces esa cara?

Melchor:-Estoy sorprendido, desconcertado y preocupado por la manera como ha cambiado el mundo y las personas. Siento que se han perdido muchos valores, el sentido de la vida y el amor por los demás y propio. No veo felicidad en tu cara, te veo sola y siento que por más de que tengas mil seguidores y dinero no hay paz, alegría y amor de Dios en tu corazón.

Influencer: ¿y qué puedo hacer? ¿Tú me puedes ayudar?

Melchor: claro, por eso estoy aquí contigo. He sido enviado para compartir lo que alguna vez me enseñó Jesús y hoy quiero dejártelo a tí como legado ya que muchas personas creen en tí. Así que empieza a grabar un... ¿Cómo se llama eso?

Influencer: ¿un envivo?

Melchor: eso, para que tus seguidores vean la riqueza no como algo material sino el legado de valores y principios que algún día en un pesebre le deje a Jesús.

Narradora: La influencer comienza a grabar mientras que Melchor saca de su cofre cada uno de los valores y los comparte con la influencer. valores como: amor, respeto, servicio, tolerancia, la verdad, cuidado por el otro y riqueza espiritual. Luego de este gran encuentro, Melchor sigue su camino en búsqueda de personas que necesitan del amor de Dios y la influencer se va feliz.

Les deseamos a todos una muy Feliz Navidad y un próspero año 2022